Las perspectivas de un Frente contra el Euro

descargaEntrevista al economista francés  Jacques Sapir para De Groene Amsterdammer.

La salida del euro, si es ordenada o caótica , implica medidas que son naturalmente de izquierda. Estamos frente a una situación que, como en la Resistencia y la Liberación, exigirá que los franceses se unan, pero en torno a un programa claro.

En un artículo publicado en el sitio web de Le Monde Diplomatique, el economista francés Frédéric Lordon exige una estrategia de “liquidación y reconstrucción” de la izquierda europea con respecto a la cuestión de el euro?

En el proceso que la izquierda europea debe vivir estoy totalmente de acuerdo con Frédéric Lordon. La izquierda europea no emerge intacto de la crisis griega. Está claro que vamos a caminar a través de un triple proceso.

Este proceso incluirá una “liquidación” porque una fracción de la “izquierda” abandonará sus principios y objetivos y será, como en Francia ,una derecha moderada.

Habrá también un proceso de “reconstrucción” con el surgimiento de nuevas fuerzas de izquierda, que no serán necesariamente del área política de la hoy llamada “izquierda” . Podría venir desde el espacio que hoy ocupa el populismo.

Por último, vamos a experimentar un proceso evolutivo para la “izquierda radical”. Ya está ocurriendo en Francia con el Partido de Izquierda, que ha radicalizado su posición sobre el euro [1] , en Alemania, por las posiciones adoptadas en Die Linke [2]  y también en Italia y España.

Esta recomposición de la izquierda será tan importante como la que hemos conocido en Francia entre 1939 y 1945, cuando los actuales “cristianos” comenzaron a inclinarse hacia la izquierda, o el proceso que tuvo lugar en los gaullistas históricos (1958- 1969) con el fin de la SFIO y el nacimiento del Partido Socialista actual. Esta reorganización, sin embargo, es un proceso relativamente largo. No se debe esperar que crezcan, en cuestión de meses nuevos partidos o asociaciones.

 ¿Está de acuerdo con el proceso de “salida ordenada ” propuesto por Lordon, o usted prefiere un Lexit radical?

En este caso el análisis de Frédéric Lordon, que opone una “salida ordenada ” a una salida de “izquierda” (o “Lexit”) no coincide con la realidad. O, más precisamente, no plantea la cuestión que realmente va a ser la característica de la época. De hecho, un proceso desordenado, caótico, o una Salida del Euro como un proceso más ordenado, llevaría igualmente a la disolución de la zona euro.

A continuación, es claro que, cualquiera que sea la solución que prevalezca, requerirá de una unidad grande, combinando ambas corrientes de izquierda.

La construcción de los movimientos para la salida del Euro se puede complementar, especialmente en Francia con programas de empleo y de crecimiento. Usted debe saber que el europeísmo de “izquierda” y el derechista se opondrá con una feroz resistencia, y jugarán – probablemente – la peor política.

No se puede excluir, de alguien como Hollande o como Alain Juppé, ponga en practica la política de “tierra arrasada” con una campaña del miedo que atemorice con el fantasma que la salida del euro podría causar un desastre.  Por lo tanto será muy importante lograr la mayor unidad posible a fin de desarmarlos.

Por eso, creo que la salida del euro, si es ordenada o caótica , implica medidas que son naturalmente de izquierda. Estamos frente a una situación que, como en la Resistencia y la Liberación, exigirá que los franceses se unan, pero en torno a un programa claro. La unidad nacional por la unidad nacional no tiene sentido. Por tanto, hay que darle contenido.  Este programa. cualquiera que sea el gobierno que lo implemente, será un programa de izquierda.

Necesitamos que la Salida del Euro permita a los países del sur de Europa recuperar un crecimiento fuerte y el pleno empleo, esto es un programa económico que debe considerarse de izquierda.

 ¿ Porqué razones los europeos tomaron una posición tan fuertemente europeísta sobre la cuestión del monetarismo?

En la Unión Europea, una parte muy importante de la “izquierda” accedió a un compromiso que le llevó a aceptar lo que se llama un “monetarismo Europeo” y que yo lo describiría como la política monetaria que en realidad es una financiarización de nuestras economías y que favorece a una pequeña minoría a expensas de la mayoría.

Este política se refiere en primer lugar a la historia de amor entre una parte de la “izquierda” europea y Europa. Tiene sus raíces en la Guerra Fría.  Estaba en el “proyecto” social demócrata que nació para oponerse al proyecto soviético. Esta es la razón por que la socialdemocracia fue, con la Democracia Cristiana, uno de los padres de la Comunidad Económica Europea y la Unión Europea. Además, esa idea de Europa fue estimulada y resguardada estratégicamente por el paraguas estadounidense, la OTAN

Esta idea de Europa impidió una verdadera reflexión sobre la naturaleza de la Nación, los imperativos de la defensa, y una verdadera estrategia de inserción internacional que sea compatible con el progreso social . La idea de Europa era de hecho un sustituto de estas reflexiones. Sirvió como una hoja de parra que la faltó una reflexión programática.

Sin embargo, otros factores juegan un papel importante. En la socialdemocracia también se pensó en un proyecto de tipo “federal”, como una estrategia para oponerse a las “fuerzas de la reacción”, que en la década de los 80 fueron identificados con el Reino Unido y el thatcherismo.

La socialdemocracia estaba convencida, sobre todo en Francia y en Italia, de la imposibilidad de “otra política económica” en el contexto nacional. Por lo tanto, invirtió sus esperanzas en una política de toda Europa. A esta política se sumaron los partidos comunistas , que sobreviven en sus actuales versiones “eurocomunistas”, después de la disolución de la Unión Soviética. Para estas corrientes también, la idea de Europa ha funcionado como un sustituto de una utopía cuya forma particular de realización se había derrumbado [3] .

En este contexto, el proyecto de la “moneda única” apareció como una palanca que aceleraría la realización de este federalismo europeo

Es interesante  observar que esta “izquierda” nunca se planteo la cuestión de las implicaciones económicas, y sobre todo financieras, de este “federalismo europeo”. Así es, como que se mantuvo durante casi veinte años un discurso sobre la necesidad de “más Europa”, de “Europa mejor”, Y repito, nunca se produjo una verdadera reflexión sobre la manera de avanzar en esta dirección y enfrentar seriamente las contradicciones reales entre los distintos países de la Unión Europea.

El hecho que la moneda única no haya producido la convergencia, sino al revés la divergencia entre los estados de la zona euro no ha sido aceptada o incluso no ha sido reconocida.

Esto es porque el proyecto de la moneda única era esencialmente político generando una creencia casi religiosa en los “beneficios” de la eurozona. Y, como cualquier creencia religiosa, produjo sus fundamentalistas y fanáticos.

Una gran parte de la socialdemocracia europea, y sus aliados electorales, han vivido este fundamentalismo y fanatismo, que ahora les hace aceptar lo inaceptable.  Cuando nos resistimos a este dogma religioso, estamos sujetos a juicio por brujería, acusados de ser de derechas y otras cosas.

 Un estudio alemán estima que alrededor del 53% de los votantes del partido Die Linke alemán están a favor de la estrategia desplegada por Merkel durante las negociaciones. ¿ Que piensa?

Esto no es realmente sorprendente. En primer lugar, hay que decir que los beneficios de la zona euro, en gran parte van a Alemania. (Sin el euro, si Alemania hubiera conservado la DM, esta moneda evaluada frente al euro, del 20% al 25%) Los alemanes se sienten bien. Ellos entienden intuitivamente que parte de su riqueza proviene de la Euro. También entienden que cualquier estrategia distinta de la seguida por Merkel implicaría una tasa sobre esa riqueza.

Esto es, lo que en teoría, es la propuesta de federalismo europeo que impondría gobierno francés. Este federalismo, necesario para el buen funcionamiento de la zona euro, implica transferencias entre países ricos y pobres de la zona. Esto es lo que sucede en todos los Estados-Naciones , ya sea en Alemania, Francia o Estados Unidos.

Esta es una de las condiciones necesarias para la existencia de una moneda única. Pero esto implicaría que el federalismo se toma de la riqueza de Alemania del 8% al 12% del PIB alemán de cada año, y esto durante un período de al menos diez años.

La estrategia de Merkel es perfectamente lógica. Así Alemania disfruta de la Eurocopa y no pagan el precio.

Por otra parte, el Partido de Izquierda nunca quiso – hasta ahora – abordar frontalmente el problema del euro, al contrario de lo que hizo su fundador Oskar Lafontaine. No hubo aprendizaje en este partido acerca de la cuestión del euro, y de la asimetría fundamental que produce sus efectos entre los países de la zona euro.

En un texto publicado en el blog de ​​la griega ex ministro Yanis Varoufakis, el eurodiputado italiano Stefano Fassina manifiesta la necesidad de “una alianza de frentes de liberación europeos”, constituyendo una coalición soberanista con los movimientos sociales y la izquierda . ¿Cree usted que esta estrategia es necesaria, y más importante, es factible a nivel pan-europeo contemporáneo?

Ese artículo fue escrito por Stefano Fassina, miembro del Parlamento italiano, perteneciente al partido de centro-izquierda . Fue ex viceministro de Finanzas Públicas de Enrico Letta, el premier que precedió a Matteo Renzi, después fue el líder nacional de su partido en el área de economía y el empleo [4] . También fue columnista de L`Unita, el antiguo periódico PCI. Así que podemos decir que no es una figura marginal de la política italiana.  Tenemos que tomar su llamamiento en serio. Lo que dijo Fassina en esencia es;  “Tenemos que reconocer que el euro ha sido un error político. Debemos admitir que en la jaula neoliberal del euro, la izquierda pierde su función histórica y muere como una fuerza para de la dignidad , el trabajo y como instrumento de una democracia genuina ” [5] . Por último, concluye: “Para gestionar la desintegración de la moneda única, tenemos que construir una amplia alianza de frentes de liberación nacional” [6]

Desde el momento que se tiene como prioridad el desmantelamiento de la zona euro, una estrategia más amplia, incluyendo a algunas fuerzas de derecha, aparece no sólo lógico sino necesario. Querer ocultar esto llevara a un callejón sin salida. La verdadera pregunta, por tanto es: ¿que hacer para que el desmantelamiento del euro sea una prioridad?

Las razones dadas por Fassina en su artículo son muy claras y convincentes. El euro se ha convertido en un obstáculo no solo para la democracia (lo hemos visto en Grecia), sino también para una política a favor del trabajo y contra la financiarización. Pero, esto no agota el tema. El euro ha acentuado y generalizado el proceso de financiarización [7] . Esto se debe que los bancos europeos son de un alto riesgo  en los Estados Unidos, con las consecuencias que conocemos desde el año 2008. Por lo tanto, no sólo la zona euro ha llevado a una parte de Europa a un muy débil crecimiento [8] , sino que no nos ha protegido de la crisis financiera de 2007-2009.

El resultado es claro, las políticas adversas para el ahorro implican políticas perjudiciales para la gente. De hecho, no hay otra política económica posible cuando uno está en el euro. Es una de las lecciones de la crisis griega. Esto significa que , el desmantelamiento de la zona euro aparece como una tarea prioritaria.

Sin embargo, debemos ser consciente que el establecimiento de “Frentes de Liberación Nacional” plantea problemas formidables. Si se constituyen en torno al objetivo de desmantelar el euro, deberían también incluir un programa real de “salvación pública” . Los gobiernos de estos “frentes” deben trabajar no sólo para desmantelar el euro, sino también para organizar la economía en lo que se llama el “día después”.

De hecho, no se puede considerar el objetivo de desmantelar el euro, o salir del Euro, sin poner a la orden del día de un programa para el “día después” .

Este programa no solo implica un esfuerzo especial en el campo de la inversión, sino también una nueva forma en el manejo del dinero. También implica nuevas reglas para la acción del Estado en la economía, un nuevo diseño de la Unión Europea y, en el caso de Francia, en particular, una reforma general del sistema tributario.

Con el desmantelamiento del euro se requerirá una reorganización de la economía. Tal cambio es inevitable, y tenemos un gran precedente histórico, el programa CNR durante la segunda guerra mundial. La resistencia no surgió solamente con el objetivo de expulsar al ejército alemán. Era consciente de que iba a reconstruir el país.

La idea de Frentes de Liberación Nacional es sin duda una idea muy poderosa, ya sea en Francia o en Italia, donde esta idea tiene precedentes históricos de gran poder simbólico, sino también tiene gran potencia en España, Grecia y Portugal .

Sin embargo, tenemos entender esta idea como una meta. Las formas, tanto políticos como de organización, de estos frentes pueden ser muy diferentes de un país a otro, debido a los diferentes contextos políticos.

Notas

[1] http://www.marianne.net/alexis-corbiere-au-pg-notre-plan-b-envisage-sortie-euro-100235722.html

[2] Véase el artículo de Nicole Gohlke y Janine Wissler, dos miembros del Bundestag Partido de Izquierda propiedad y publicados en la revista jacobino,https://www.jacobinmag.com/2015/07/germany-greece-austerity- Grexit /

[3] J. Sapir, La economía movilizado. Ensayo sobre las economías de tipo soviético, La Découverte, París, enero de 1990; Fluctuaciones mismos, Económicas en la URSS – 1941-1985, Editions de l’Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, París, noviembre de 1989.

[4] Véase, Stefano Fassina, prima di tutto Il lavoro. La economia, la sinistra, i diritti, Donzelli, Roma, 2014

[5] S. Fassina, “Por una alianza de liberationfronts nacionales”, artículo publicado en el blog de ​​Yanis Varoufakis por Stefano Fassina, Miembro del Parlamento (PD), 27 de julio 2015,http://yanisvaroufakis.eu/2015/07/27/for-an-alliance-of-national-liberation-fronts-by-stefano-fassina-mp/

“Tenemos que entrar admitió que el neo-liberal en la jaula del euro, la izquierda pierde ictos función histórica y ha muerto como un compromiso fuerza comprometida con la relevancia política y la dignidad del trabajo y la ciudadanía social como a un vehículo de la democracia efectiva.”

[6] Idem, “Para una des-integración gestionado de la moneda única, tenemos que construir una amplia alianza de frentes de liberación nacional”.

[7] J. Sapir, debe salir del Euro ?, París, Le Seuil, 2012.

[8] Bibow,? Londres J., “los desequilibrios mundiales, Bretton Woods II, y el papel de la zona euro en todo esto.” Bibow en J. y A. Terzi (ediciones.), la zona euro y la economía mundial, Drag oro Global Global Player Palgrave, 2007.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: