¿Es posible el “cambio de sistema” con estos votos?

images (1)

Tomás Rodríguez-Villasante, Profesor Emérito de la Complutense.

Quién retome los movimientos y las construcciones desde abajo tendrá la mejor estrategia, y mejor que sea de forma unitaria y sin sectarismos, para ser eficaces de cara a los sectores que hay que ganar al reformismo que viene.

Siendo realista hay que identificar que por el “cambio de sistema” realmente solo hay unos 7 millones de votos, es decir una cuarta parte, y no más, del electorado. Al mismo tiempo es poco y es mucho. En números es poco aún, pero en capacidad para la movilización es bastante, más que en la primera transición, por ejemplo. En el 15M y las Mareas nos movilizamos entre un 1 y 2 %, pero se llegó en la simpatía de las encuestas al 60-70% de la ciudadanía. Si ahora sumamos los votos de Podemos y sus alianzas, los votos de IU, Esquerra Republicana, Bildu, Nos, etc. que estarían por un cambio de modelo en la Constitución y en los derechos sociales, aún nos quedamos cortos en el número de apoyos para un cambio de sistema.

Tenemos enfrente otros 7 millones de votos que son inmovilistas, y tienen de su parte los medios económicos y de comunicación principales del estado. En estos 4 años que vienen, tienen mayoría absoluta en el Senado para bloquear las leyes importantes que se puedan acordar en el Congreso, aún en el supuesto de que se pudieran consensuar por Podemos con Psoe y Ciudadanos. Hay que tener en cuenta las 4 “españas” que aún hay: el frente inmovilista del PP, el no-frente abstencionista (9 millones), y el no-frente reformista del Psoe y Ciudadanos (otros 9 millones), junto a un frente de iniciativas para el cambio de sistema (en el mejor de los casos, sobre unos 7 millones de votantes).

La estrategia entonces está en poder ampliar el conjunto de acción por el “cambio de sistema”, llegando a las bases sociales que se oponen al bloqueo que promueve el sector inmovilista del capital y el PP. Y las palancas para esto están en propuestas concretas que puedan motivar a la ciudadanía a defender sus derechos en cada sector de actividad, es decir revitalizar los movimientos sociales, y construir desde los municipios aquellas iniciativas desde abajo que ejemplifiquen el cambio de sistema. Hay unas generaciones que ya no vivieron el franquismo y que se están sacudiendo el miedo, hay generaciones que ya sabemos lo que nos pueden estafar desde centro-europa, y es con movilizaciones concretas como esto se ha de poner de manifiesto.

Ya ha pasado el año electoral y se ha llegado hasta una cuarta parte de las “españas”, en datos electorales. Por eso en los gobiernos y parlamentos no se tienen las condiciones favorables salvo para protestar, para denunciar. Los acuerdos de reformas por arriba entre PP, Psoe y Ciudadanos, tratarán de sellar el sistema actual sin cambios muy de fondo. Pero el que no haya una mayoría absoluta es una ventaja para los movimientos sociales, pues ya podemos presionar para que los partidos tengan que definirse ante las iniciativas construidas desde abajo. Si la opinión pública no es construida colectivamente y desde abajo, se construirá por los medios y desde arriba.

Por ejemplo, no se trata de meter a los movimientos sociales en los plenos municipales, sino todo lo contario. O sea, que los activistas, círculos, grupos motores, concejales, salgan a la calle, a construir los posibles frentes de lucha por los derechos sociales, nacionales, ecológicos, etc. Poner en marcha experiencias de auto-gestión y co-gestión, presupuestos participativos, planificación integral de los barrios y los servicios, etc. Parece deseable el acumular suficientes experiencias y fuerzas sociales para que dentro de otros 4 años se pueda plantear un cambio de sistema, el que ahora se inicia. Pero construyéndolo de abajo a arriba, con bases diversificadas pero unitarias, para no repetir los errores de la primera transición.

Haya o no haya elecciones anticipadas, construir los frentes de la ciudadanía es de nuevo la tarea que heredamos del 15M y de las “mareas” sectoriales. El debate partidista no da más de sí, ni en los parlamentos ni para las movilizaciones sociales. Aún no se han conseguido las propuestas que se iniciaron con el 15M y por eso cabe retomarlas de nuevo, pero ahora con más apoyos desde algunos municipios importantes y desde algunos portavoces en parlamentos y algunos medios. Quién retome los movimientos y las construcciones desde abajo tendrá la mejor estrategia, y mejor que sea de forma unitaria y sin sectarismos, para ser eficaces de cara a los sectores que hay que ganar al reformismo que viene.

Tomás R. Villasante

Anuncios