Más allá de las elecciones ¿ Que nos depara el 2016 ?

descarga (1)

Wim Dierckxsens y Andrés Piqueras, miembros del Observatorio Internacional de la Crisis.

La economía capitalista mundial está quebrada.

La pobre “recuperación” de la economía que hemos visto en 2015 es en realidad un espejismo. Está basada en un truco de magia: la “aparición” de dinero que se han sacado de la chistera los Bancos Centrales. También las entidades financieras privadas de todo el mundo han convertido las enormes deudas que mantienen las posibilidades de gasto de familias, empresas e instituciones, en dinero multiplicado hasta el paroxismo mediante la prestidigitación especulativa. Este es pues un dinero ficticio en una economía de magia.

Pero es una magia envenenada, pues aboca en breve a estallidos financieros sin precedentes.
De hecho, el mercado de bonos (de deudas), aquel donde empresas, países e individuos toman préstamos de dinero, es mucho más grande que el mercado de valores (las Bolsas de valores). En Estados Unidos, por ejemplo, el mercado de bonos es dos veces más grande que la Bolsa de valores de Wall Street.

Para evitar que esa espiral de deudas hiciera estallar demasiadas empresas e instituciones, los Bancos Centrales bajaron los tipos de interés hasta niveles cercanos al 0 e incluso negativos. Aun así, las corporaciones no-financieras norteamericanas enfrentaron en 2015 una deuda de 7.7 billones de dólares. Durante los primeros once meses del año 2015 unas cien compañías globales entraron en bancarrota de las cuales 62 fueron norteamericanas.

Pero ahora que el problema de la solvencia es peor que en 2008, la FED ha subido la tasa de interés en diciembre y tiene planeado ir alzándola más para mantener contraída la liquidez. Un aumento en la tasa de interés, por bajo que sea, afectará la capacidad de pago de la pirámide invertida de crédito existente (y de los derivados), pues la economía real, ya en recesión, no genera plusvalía suficiente como para poder soportar pagar tasas de interés en aumento. La deuda existente se tornará impagable y empezará un nuevo reguero de impagos y quiebras, que se extenderá desde las empresas hasta las familias pasando por las instituciones. En cambio, si la Reserva Federal no aumenta la tasa de interés o incluso la baja, perderá aún más credibilidad y la fuga de dólares de EE.UU. se agravará, haciendo menos creíble la economía mundial (dejando al descubierto el conjunto de trucos en los que se ha venido basando desde al menos los años 80 del siglo pasado).

La Reserva Federal se encuentra, por tanto, en la situación imposible de no poder subir ni bajar las tasas de interés en 2016. En esas circunstancias la economía queda bloqueada.

Los principales Bancos Centrales del mundo se están deshaciendo de sus dólares en deuda estadounidense. Ya hay 27 mercados bursátiles en el mundo que han perdido más del 10% desde su máximo alcanzado ese mismo año.

Cuando el dólar ya no da confianza la tendencia es a refugiarse en el oro y la plata. Por tanto, a que el precio de estos metales suba por las nubes. Sin embargo, en 2015 su precio más bien bajó. Las Grandes Corporaciones financieras han podido reducirlo mediante contratos de entrega de oro a futuro (oro en papel), muy por encima del oro físico existente. Tarde o temprano la promesa de entrega de oro físico no se va poder cumplir y esto probablemente va a hacerse realidad en 2016, año de vencimiento de esa entrega.

Cuando clientes como China, India o Rusia reclamen sus toneladas de oro físico, no sólo se podrá disparar el precio del oro y de los metales preciosos, sino implicar al mismo tiempo una caída libre del precio del dólar.

En cambio una salida bélica o incluso el simple clima bélico contra acreedores como ésos puede evitar tener que pagarles. Una economía paralizada camino de entrar en quiebra sistémica, hace que los agentes de poder en juego se tornen muy peligrosos. La salida bélica adquiere cada vez posibilidades más reales. Si aumenta la desesperación, ¿podemos esperar en 2016 una operación de bandera falsa sin parangón con las que hemos visto hasta ahora (Nueva York, Londres, Madrid, París…)?

La fortaleza del dólar es sólo un espejismo

Por otro lado, el hecho de que primero Japón y ahora la UE estén inventándose dinero sin respaldo alguno en la economía real (eso que ellos llaman elegantemente “flexibilización cuantitativa”), tiene como consecuencia que sus respectivas monedas se deprecien en favor del dólar. Ese dinero no va destinado a salvar empresas o familias europeas, sino a adquirir bonos del tesoro estadounidense para mantener artificialmente el precio del dólar y su papel como moneda de reserva de valor, unidad contable e intercambio internacional.

Al apreciarse el dólar, el petróleo y los principales recursos energéticos y minerales se deprecian. El precio de las principales commodities se situaba al final del año 2015 en su nivel más bajo de los últimos 16 años. El zinc, el hierro y el níquel, por ejemplo, perdieron más de un tercio de su valor en el último año.

Con esta política de subir y bajar la moneda internacional de cambio, las Grandes Corporaciones financieras tienen el poder de subir o bajar las mercancías físicas en general, golpeando a discreción a los países exportadores de las mismas, que para colmo han de pagar los cómodos créditos del pasado en dólares más caros de hoy. El principal objetivo en estos momentos es debilitar la economía rusa, pero de paso también a otros BRICS y a ciertos países cercanos a ellos, como Irán, Ecuador o Venezuela.

El ecosistema planetario está en peligro mortal

El crecimiento capitalista está basado en la reinversión del capital excedente de cada momento. Para que el capitalismo funcione hay que conseguir oportunidades de reinversión rentable para una parte del excedente producido. Al menos para el 3% aproximadamente, si nos atenemos a la tasa de crecimiento medio del capitalismo histórico. Pero esto se va haciendo crecientemente difícil según aumenta exponencialmente el excedente y a la vez se agota el espacio de expansión y los recursos. Así, si en 1950 esa expansión suponía reinvertir con esperanzas de rentabilidad unos 150.000 millones de dólares, y unos 420 millardos en 1973, encontrar oportunidades rentables de inversión global para algo más de 2 billones de dólares en la actualidad es tarea mucho más difícil. Es decir, que cuanto más se crece más difícil es seguir creciendo, especialmente cuando el crecimiento tiende a ser exponencial. Pero un capitalismo sin crecimiento es un oxímoron. Dejaría de ser capitalismo.

Por eso, en su desesperación las Grandes Corporaciones y Poderes mundiales ponen los ojos en los casquetes polares, los océanos profundos, los atolones, las selvas tropicales, los recursos enterrados, los bosques y montañas, la estratosfera… Todo, absolutamente todo lo que pueda ser apropiado y destruido es objeto económico, estratégico y por tanto también militar. Añadiendo con ello más fuego a la hoguera de la Guerra, además de hacer más visible la crecientemente incompatibilidad del capitalismo con la Naturaleza.

Por eso en París los líderes mundiales se han reído del planeta entero, poniéndose de acuerdo para no hacer nada frente al cambio climático, y aplaudiéndose por ello. Dejándonos a todas las poblaciones del mundo inermes frente a las consecuencias, que serán brutales. ¿Sabemos qué significa una subida media de 2 grados de temperatura? Para empezar en los países mediterráneos el fin de muchas cosechas, desertificación del territorio, sequía atroz, multiplicación de incendios, hongos de contaminación perennes en las ciudades y buena parte de las costas devoradas por el mar en los próximos 20 a 30 años. Más allá de que en los telediarios todo el mundo parezca contento porque en diciembre “hace buen tiempo”.

¿Y frente a esto qué?

Quienes manejan la economía mundial no están sometidos a ningún control democrático. En Grecia ya se demostró que lo que votan los pueblos importa muy poco. Pero aun así los amos del mundo prefieren controlar lo que vota la gente. Poco a poco las nuevas formas de gestión política requieren ir “ajustando” las sociedades a los golpes financiero-económicos. Donde el Bipartido (con su crónica alternancia) ya no puede cumplir esa función, es posible echar mano de un Tetrapartido, por ejemplo, con formaciones “emergentes” que hagan recuperar la confianza en las instituciones y en la democracia parlamentaria mientras la sociedad es destruida. ¿A quién de los votados en cada país le tocará gestionar la nueva ola de derribo social y económico que nos viene?

Pero, si se queman también los nuevos recambios ¿qué más opciones quedan? Las del sistema mejor no pensarlas. Para las gentes de a pie, en todos los lugares, sólo una gran fuerza social popular construida desde abajo puede servir para transformar este absurdo, dañino y peligroso orden de cosas.

Anuncios

Un comentario sobre “Más allá de las elecciones ¿ Que nos depara el 2016 ?

  1. Brillante análisis de las contradicciones del sistema capitalista, de su evolución y del muy probable pronóstico de su inmediato futuro. Lástima que el análisis de la otra cara de la moneda, esto es, la presentación y análisis de las opciones de salvación, se haya quedado en el tintero, y dejar las esperanzas de un futuro mejor en que “sólo una gran fuerza social popular construida desde abajo puede servir para transformar este absurdo, dañino y peligroso orden de cosas.” (El despacho de este asunto, no se merece tan parca ligereza)

    Hubiera sido de esperar que los autores del artículo hubiesen tenido al menos, la misma lucidez que han demostrado para dibujar el cataclismo que se avecina, para alumbrar alguna mínima dosis de esperanza, que desde luego existe O ¿ellos no lo creen así?

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: