descargaSato Díaz, Cuarto Poder

El debate en IU sobre la salida del euro y de esta Unión Europea tiene un claro protagonista: el ex coordinador Julio Anguita. De todos las ponencias políticas presentadas para la XI Asamblea Federal de IU, tan sólo el documento titulado “Europa: diagnóstico y posición ante el proyecto de integración europeo, y en concreto, ante el actual modelo de integración definido en la Europa del euro” y firmado por Anguita junto a dirigentes federales como Diosdado Toledano, Gumer Pardo o Margarita González-Jubete, o al catalánAbert Escofet, se muestra a favor de esta propuesta. También lo hace el texto presentado por personas próximas a la CUT, el llamado “Por la refundación de IU en el marco de la Unidad Popular“, porque asume las palabras de la propuesta de Anguita, es decir, en el apartado que trata sobre la Unión Europea incorporan, palabra por palabra, el documento del ex coordinador. 

Si bien es cierto que todos los documentos presentados se muestran muy críticos con la actual Unión Europea, con las políticas neoliberales que emanan de ella y con la falta de democracia en la toma de decisiones comunitarias, ninguno plantea la salida de la unión monetaria salvo estos dos. Para Diosdado Toledano, uno de los firmantes de la propuesta y miembro de la Comisión Nacional de EUiA y de la Presidencia Federal de IU, esta situación “es indignante”. “Nos indigna que en un país donde la opinión pública es crecientemente euroescéptica y donde más del 30 por ciento de la población cuestiona la moneda única, la izquierda, concretamente IU, no se cuestione eso”, valora Toledano, para quien este debate no se puede establecer “con fórmulas ambiguas como el impago de la deuda”. “Si no preparas a la ciudadanía para entender que es una condición necesaria la ruptura con el euro y planteas el no pago de la deuda, por el cual quedas expulsado de la Unión Europea, la gente cederá al chantaje y no querrá ser expulsada”, explica el dirigente catalán a cuartopoder.es. “Hay que dejarle claro a la sociedad que la moneda única y la arquitectura institucional europea son causas de la situación económica y social actual”, añade.

Concretamente es en el documento presentado por Alberto Garzón y avalado por una gran cantidad de dirigentes federales y territoriales, donde se plantea el no pago de la deuda. En “Una IU para un nuevo país“, se recoge al respecto: “La moneda común, el euro, es un instrumento más en el engranaje de dominación de los poderes de bombardeo ideológico por parte de todos los medios del sistema y la posición timorata, cuando no cómplice, de gran parte de la izquierda europea, han llevado a las capas populares a la percepción de que la Unión Europea es la garantía del bienestar pasado, presente y futuro”. Sin embargo, añade: “Europa va mucho más allá de una moneda. Las crisis, las desigualdades que existen entre los distintos territorios de la Unión Europea y, sobre todo, entre las clases sociales, no nacen con la moneda única sino que son inherentes al capitalismo”. Ante esto, propone “una auditoría de la deuda, negarnos a pagar la deuda ilegítima y reclamar instrumentos de soberanía económica y monetaria para hacer frente a cualquier crisis”. Además, advierte el equipo de Garzón de que hay que estar preparados “para asumir las consecuencias que una política de soberanía económica y en favor de los intereses de las clases populares pueden acarrear como la expulsión de nuestro país de la Unión Europea”.

En otros documentos también se trata el tema. En el presentado por Izquierda Abierta, el llamado “Revolución Democrática“, dicen al respecto lo siguiente: “No defendemos ni apostamos el repliegue sobre lo nacional. No defendemos ideas que nos asemejarían a los neonazis europeos y que hacen descansar su propuesta sobre presupuestos identitarios: recuperar la soberanía, la dignidad y la legitimidad democrática no significa abandonar el proyecto de integración europeo”.

Frente a esto, desde la candidatura encabezada por Tasio Oliver y Teresa Aranguren aseguran apostar “por la refundación democrática y participativa de este proyecto”. Los firmantes de laDeclaración de Zamora, en su ponencia “IU sí, con más fuerza“, argumentan al respecto: “Creemos que la posición de IU no debe ser favorable a una ruptura unilateral con el Euro, aunque destacamos que la unión monetaria exacerba las dificultades para salir del marco neoliberal en el que se configura la política de nuestro Estado”. Por último, el texto presentado por IU Alemania dice al respecto: “Antes de abordar el debate público sobre nuestra permanencia en la Unión Europea o en el euro, debemos consensuar primero internamente nuestra postura, es necesario seguir trabajando para derribar el mito de la Europa buena”.

Diosdado Toledano asegura, molesto porque la salida del euro no esté más presente en los documentos para la asamblea de IU, que “hay un movimiento cada vez más fuerte en Europa hacia la salida del euro”. Toledano, que es integrante también de una plataforma europea en contra de la unión monetaria, dice: “Esta opción es importante en la opinión pública italiana, entre miembros de la izquierda comunista, la socialista y gente del emergente Movimiento Cinco Estrellas, y después del desastre de la gestión de Syriza, también es mayoritaria la voluntad de salir del euro en la población griega”. “En Francia y Austria también hay movimientos en este sentido”, añade. “Hay un cuestionamiento de esta Unión Europea y de la unión monetaria enorme”, prosigue. Cuestionado sobre si estas posiciones no son similares a las de algunas fuerzas de extrema derecha, argumenta el dirigente de EUiA y de IU: “Hay posiciones contra el euro desde la derecha que podrían terminar en posiciones autárquicas, pero desde la izquierda decimos que esta Unión Europea es un monstruo que devora a la ciudadanía y que es necesario deconstruirla para reconstruirla sobre otras bases después”.

Toledano explica que “no se trata sólo de recuperar la soberanía monetaria y romper con el euro, también hay que romper con la Unión Europea”. Este dirigente recuerda que “la arquitectura de la Unión Europea ya fue, en su momento, cuando se aprobaba el Tratado de Maastrich, criticada por Julio Anguita y muchos compañeros más de IU”. “Criticaron que aquel tratado conduciría a la situación que hoy vivimos”, añade. Por eso, a Toledano no le gusta que no haya más propuestas en este sentido en los documentos presentados para la XI Asamblea de IU: “En nuestra opinión, es un punto crucial y si no se aborda con decisión y con claridad será difícil que la izquierda transformadora en este país pueda cambiar las cosas, el ejemplo de Grecia es muy significativo”.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: