images (1)Joël Perichaud, Secretario Nacional del PARDEM (Partido de la desglobalización, Francia )

“El referéndum sobre el  Brexit es la ocasión para que los británicos salgan  de la cárcel neoliberal que es la UE, y reconquisten su soberanía nacional.

En todos los países de la Unión, los gobiernos han impuesto, por recomendación de la Comisión Europea,  la destrucción de regímenes sociales, el destrozo del derecho al trabajo y la austeridad perpetua. La dominación de la « Unión » alcanza su punto culminante con la puesta bajo tutela de Grecia, convertida en una colonia de las instituciones y de las multinacionales”.

El próximo 23 de junio, los ciudadanos del Reino Unido votarán esta pregunta crucial : ¿Debe el Reino Unido continuar siendo miembro de la UE ? El referéndum sobre el Brexit es la ocasión de que los británicos salgan de la cárcel neoliberal que es la UE y reconquisten su soberanía nacional

En 2013, ante el crecimiento del  Ukip (Partido para la Independencia del Reino Unido) y para responder a los euroescépticos en su propio campo, el Primer ministro conservador David Cameron prometió un referéndum sobre la cuestión antes de finales de 2017. Tras negociar con la UE, en febrero de 2016, un « estatuto especial » para Gran Bretaña, David Cameron convocó el referéndum.

La cuestión de la pertenencia a la UE se plantea hace ya mucho tiempo en Gran Bretaña, con un primer referéndum, el 5 de junio de 1975 (participación: 64,5 %, Si 67,09 %, No 32,70 %, Blancos o Nulos 0,21 %).

Desde hace semanas asistimos a una  auténtica invasión de cifras, que llegan de los economistas y los políticos. Pero esas cifras sólo dicen lo que se les quiere hacer decir. El Brexit no es un acontecimiento calculable,  porque no existe ningún precedente comparable y las técnicas empleadas para medir su efecto son parciales y partidarias.

Hay que reflexionar políticamente; sin cifras.  

Los retos para el gobierno de Gran Bretaña : conservar su posición dominante

Gran Bretaña, que no forma parte de la zona euro, es la punta de lanza del neoliberalismo europeo desde Margaret Thatcher.

Es el bastión avanzado del libre cambio, que no solo pone productos en competencia, sino también sistemas sociales. Los derechos sociales conquistados en las décadas de la posguerra se han vuelto inaceptables para los liberales, lo que ha llevado a la destrucción de las conquistas sociales y del movimiento sindical.

Es el bastión de la liberalización financiera, como lo demuestra la City de Londres, es decir el libre cambio aplicado al dinero, permitiendo que los flujos financieros y monetarios especulen masiva e inmediatamente a escala global, sin restricciones. Es la participación activa en las instituciones multilaterales, entre las cuales la Unión Europea y sus tratados con la forma más conseguida, los guardianes del orden neoliberal mundial, lo que les situa al margen de cualquier presión democrática.

Es la cabeza de puente de los USA en Europa. La salida de Gran Bretaña de la UE sería un perjuicio estratégico y político para el Imperio. Por eso Obama ha venido a exhortar a los británicos para que elijan quedarse.

Los retos para la Unión Europea: la aceleración del proyecto neoliberal

La salida de Gran Bretaña de la UE tendría un coste político muy alto, incitando presumiblemente a otros miembros de la Unión a pedir ventajas específicas, amenazando con dar un portazo.  E el miedo al efecto dominó. Como dice el número dos de la Société Générale, Séverin Cabannes « El verdadero peligro sería que este Brexit dirá a otros países de la UE la idea de hacer lo mismo ».

Pero eso no es todo… « Si el  23 de junio por la noche los británicos han decidido salir de la UE, las instituciones europeas no tendrán más opción que registrar el resultado y poner en marcha las negociaciones de salida », Vivien Pertusot de l’Ifri.  He aquí una diferencia fundamental con el caso griego. Será difícil colocar bajo tutela a Gran Bretaña y se demostrará que se puede salir sin daños de la UE.

Los retos para los británicos: la independencia nacional

El principal reto es la recuperación de su soberanía nacional, incorrectamente establecida por los tratados europeos.  Es la posibilidad de votar sus propias leyes, la posibilidad de elegir y construir la sociedad en que quieren vivir.

Por otra parte, el Brexit puede hacer tambalearse seriamente el panorama político británico, como ocurrió durante la campaña y la posterior victoria del NO en el TCE, en Francia en 2005.,

Los retos para los pueblos de la UE : un ejemplo contagioso

– Una salida victoriosa sería la prueba de que se puede salir de la UE unilateralmente, sin empantanarse en el artículo 50.

– El fin de la ilusión de un cambio posible de naturaleza de la UE

– Un enfoque violento sobre la obsolescencia de la separación izquierda/derecha : los dos grandes partidos, el Labour /(laboristas) y los Tories (Conservadores) están divididos ; el Premier David Cameron está a favor de la permanencia, el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, está haciendo campaña en favor de la salida.

La izquierda inglesa pringada en el europeísmo.

Jeremy Corbyn (laborista), que en 1975 votó en contra de la adhesión de Gran Bretaña a la CEE, antecesora de la UE, está favor de la permanencia, y diez sindicatos británicos han publicado una carta en el diario The Guardian pidiendo a sus 6 millones de afiliados que voten a favor del mantenimiento : « Tras numerosos debates y deliberaciones, pensamos que las ventajas sociales y culturales de mantenernos en la UE son mayores que las ventajas de una salida ».

Los responsables sindicales estiman que en los últimos 30 años la UE ha mejorado la protección de los derechos de los trabajadores. « Si el Reino Unido abandona la UE, no tenemos ninguna duda de que esas protecciones se verán gravemente afectadas ». Lo sindicatos subrayan que una salida de la UE será negociada por un gobierno conservador, que atacaría esos derechos. Declaran que la UE « debe cambiar y volver la espalda a las políticas de austeridad ».

Lo que significa negar la experiencia de las clases dominadas griegas, italianas, españolas, francesas, alemanas, etc., y olvidar que la precariedad ) ha sido instalada por los sucesivos gobiernos de Su Graciosa Majestad.

En todos los países de la Unión, los gobiernos han impuesto, por recomendación de la Comisión Europea,  la destrucción de regímenes sociales, el destrozo del derecho al trabajo y la austeridad perpetua. La dominación de la « Unión » alcanza su punto culminante con la puesta bajo tutela de Grecia, convertida en una colonia de las instituciones y de las multinacionales.

Para un pueblo, recuperar su soberanía nacional significa poder decidir plenamente sobre su destino, recobrar la posibilidad de librar combates victoriosos.

Saliendo de la UE, de sus tratados y directivas, las clases dominadas podrán enfrentarse directamente a la clase dominante, cara a cara, sin que ella se apoye en la tecno estructura europea. Para las clases dominadas, es siempre más fácil deshacerse de un gobierno nacional, cada cual en su país, que transformar la UE y su Comisión desde dentro.

Otra consecuencia, la desestabilización de las estructuras de la UE. Según  Lluis Orriols (politólogo, profesor en la Universidad Carlos III de Madrid) « Una victoria del Brexit significaría un cambio de contrato en el Reino Unido y podría reactivar la referéndum sobre la independencia de Escocia, que pediría permanecer en Europa. Bruselas se vería entonces obligada a pronunciarse sobre la pertenencia a la Unión Europea de una región de un Estado miembro o de un ex miembro… Es una cuestión clave para Cataluña que intenta asegurarse de que podría permanecer en Europa, en caso de secesión con España ».

Se trata por tanto, entre los anti y los pro Brexit, de una lucha de clases.

Por eso se inflama el debate público y, como de costumbre, los anti Brexit utilizan la estrategia del miedo sin demostrar nada. Afirman, sin demostrarlo, que abandonar la UE será desastroso para la economía, la seguridad en estos tiempos de amenaza terrorista, la ciencia, el medio ambiente, el sector inmobiliario…

Las grandes empresas se han movilizado : Ryanair se decanta contra el Brexit. Tras ofrecer vuelos “especial Brexit” a 19,99€ los próximos días 22 y 23 de junio (la víspera y el día de la votación) con destino Gran Bretaña, para que los ciudadanos británicos puedan acudir a votar en contra de la salida, según Sky News la compañía irlandesa de bajo coste va a enviar un e-mail a sus más de cinco millones de clientes británicos, recordándoles que cometerían un grave error si votaran a favor del: « En tanto que empresa británica, estamos absolutamente convencidos de que la economía del país y su desarrollo futuro serán más importantes si seguimos siendo miembros de la Unión Europea, que si salimos. Un voto a favor del mantenimiento dignifica más empleos creados, un crecimiento económico más fuerte, mayores inversiones extranjeras y –lo más importante- precios aún más bajos. Animaos a todos los ciudadanos británicos a votar a favor del mantenimiento el 23 de junio. No basta con cumplir la fecha límite de inscripción para votar del 7 de junio».

En esta lucha de clases, el Pardem (Partido de la desmundialización) se coloca resueltamente junto a las clases dominadas, por la soberanía nacional y (primera condición para salir de la austeridad y de las políticas neoliberales impulsadas por Bruselas) y por una auténtica cooperación internacional basada en el respeto de las naciones y el interés mutuo de los pueblos. Por eso, el Parden pide a los electores británicos que abran las puertas de la cárcel neoliberal que es la UE, y reconquisten su soberanía votando a favor del Brexit el próximo 23 de junio.  .

Seguimos muy atentamente lo que ocurre al otro lado del Canal de la Mancha porque algún día, en Francia, nos veremos enfrentados a la opción que los británicos.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: