La Europa de las “dos velocidades” puede significar el fin de la Unión Europea

descarga

Jean Perrier*, investigador geopolítico francés

Recientemente, Der Spiegel ha publicado un informe de ocho páginas elaborada por el Ministerio Federal Alemán de Economía y Energía, que explica la posición de Berlín sobre la política de cohesión de la UE después de 2020. Este informe propone una redistribución de la riqueza financiera entre los miembros ricos y pobres de la UE que deben tener lugar durante los próximos siete años.

En la actualidad, la UE sigue proporcionando apoyo financiero principalmente a los estados de Europa del Este, que ahora están siendo acusados por impedir la admisión de refugiados y por la violación continua de los valores básicos sobre los que la UE , supuestamente, fue fundada. Las informaciones confirman que el gobierno de Polonia es el más problemático desde el punto de vista de la Comisión Europea. En general, tanto en Bruselas como en la mayoría de los países europeos desarrollados, están cada  vez más insatisfechos con las señales de insubordinación de los Estados de Europa del Este.

Desde hace más de un mes, los políticos de varios países de Europa Occidental, incluyendo el recién elegido presidente francés Emmanuel Macron, han estado exigiendo sanciones financieras en contra de aquellos que NO estén dispuestos a seguir las políticas  Bruselas. Por último, según informa Der Spiegel la propuesta para reducir la cantidad de ayuda financiera a estos países fue ya elaborada por la Comisión Europea.

Parece que la Unión Europea va a someterse a una reforma radical. Alemania propone dividir la UE en dos partes: un centro con una periferia sometida. Existen serias razones para creer que la aplicación práctica de esta idea no sólo va a impedir a todos los estados de la UE tener un futuro “seguro y próspero”, sino que también tendrá como resultado la desintegración gradual de la propia Unión Europea.

A pesar de los argumentos que sostienen que estas medidas son necesarias para asegurar el futuro de la Unión Europea, porque supuestamente están dirigidas a preservar su unidad e integridad, esta controvertida propuesta alemán dará lugar a un número cada vez mayor de las disputas dentro de la denominada familia europea.

El principal obstáculo en el camino a un futuro próspero de todos es la iniciativa de la “Europa de diferentes velocidades”, introducido y promovido por Alemania. Este concepto ya ha sido apoyado por Francia, Italia, España y otros países de Europa occidental. Sin embargo, estados como Polonia, República Checa, Eslovaquia, Hungría y el Báltico se oponen enérgicamente a la iniciativa. Algunos países escandinavos también están desinteresados.

La idea de introducir “diferentes velocidades” en la UE apareció por primera vez a finales del siglo XX.  Parte de la supuesta coexistencia de varios estados con diferentes grados de integración en la comunidad europea. No hace falta decir que el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ya ha prometido su apoyo a la idea de “dos velocidades”, que dividirá efectivamente Europa en dos bloques.

La Europa de las “ dos velocidades “ esta llevado predeciblemente a los estados de Europa del Este que perder toda limitación política, ya que han sido tratados como parias y  se les impedirá participar en cualquier proceso que implique decisiones importantes. Aquellos estados que ahora se están retratando públicamente como “inferiores” tienen miedo de ser dejada de lado por los Estados fundadores, Le Figaro señala : “De hecho, su indignación nunca ha sido tan dramática. Estamos en presencia de una Europa cercenada en pedazos, pero esta vez no se trata que Rusia se inmiscuya en el  continente, señala el periódico búlgaro Sega.

De acuerdo con el miembro del Parlamento Europeo de Hungría, György Schöpflin, este reciente intento de revivir la Europa de la década de 1950  es una nostalgia inapropiada.

Los estados del este de Europa no solo se oponen a las políticas de migración de Bruselas, protestan , también, contra las cuotas que Alemania quiere imponer sobre ellos. Esos estados están  particularmente de acuerdo cuando se les asignan fondos adicionales a sus presupuestos para comprar más armas. Peor expresan  amargura y se oponen a la política de “doble rasero”, cuando las empresas occidentales hacen caso omiso de los intereses de los fabricantes locales. No hace falta decir que el Brexit ha agravado la tensión latente existente entre estas dos partes cada vez más divididas del continente.

El periodista Letón Latvijas Avize afirma que Europa ya se ha dividido en “dos velocidades” hace mucho tiempo, haciendo hincapié que no hay una práctica más insultante que dividir a la gente en clases en toda la UE.

Ahora la situación se agrava aún más por expertos de Eslovaquia, han demostrado que los mismos productos que fueron comprados en Eslovaquia y Austria difieren drásticamente en calidad. Por tanto, la existencia de “una segunda clase” en Europa ha sido probado por métodos científicos, señala el periódico.

Por otra parte, también hay una Europa de “tercera clase”, que es Ucrania, donde una persona es incapaz de comprar una buena taza de café o té, no importa qué tipo de marcas internacionales quiera comprar. En este sentido, la publicación Letona expresa la esperanza que los políticos de la periferia tendrán el valor para frenar el proyecto europeo de las  “dos velocidades”.

Europa debe ser comparado con una bicicleta, señala el diario Süddeutsche Zeitung. Si usted no está pedaleando todo el tiempo, la fuerza de gravedad lo empujará hacia el suelo. Se debe mover, o caerá,  no hay una tercera opción.

En estos días la fuerza de la gravedad se hace sentir en la UE. En casi toda Europa los que apoyan la soberanía nacional están ganando fuerza rápidamente. Los británicos lo están cayendo a cabo con el Brexit , los polacos y húngaros están empezando a moverse en esta dirección. En el futuro con la desintegración de la Unión Europea , los países que queden estarán bajo el dominio hegemónico de Alemania ha denunciado Jaroslaw Kaczynski,  líder del conservador partido de gobierno “Ley y Justicia”,

Por su parte, la cadena de asuntos económicos Bloomberg afirma que habría que tener en en cuenta lo siguiente:

La idea de una Unión Europea de muchas velocidades, en que unas naciones progresan hacia una unión a su propio ritmo, podría ser visto como una especie de herramienta de extorsión para los cuatro grandes de la UE – Alemania, Francia, España e Italia – para obligar a la otra 23 miembros de la UE a aceptar su liderazgo.

Mientras tanto, la Unión Europea ya ha empezado a dividirse en dos “tipos”. La ayuda a los países de Europa del Este, se está reduciendo porque ,según Alemania, las enormes inyecciones financieras a Europa del Este y a Grecia no trajo ningún buen resultado y , porque estas naciones no han podido ponerse al día con los números exigidos por los líderes de la unión.

Jean Pérrier es un investigador independiente y analista y un reconocido experto en el Cercano y Medio Oriente , en exclusiva para la revista en línea  “New Oriental Outlook”. 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: