Sapir : “El soberanismo ha ganado la batalla cultural en Francia”

images (1)

La revista digital CTXT* entrevista a Jacques Sapir

Tras haber publicado recientemente obras como Souveraineté, démocratie, laïcité o L’Euro contre la France, Sapir recibe a CTXT en su despacho en la EHESS en la rive gauche (zona predilecta de los intelectuales) de París. Analiza los resultados de la primera vuelta de las presidenciales, el auge de los movimientos soberanistas en Francia y la crisis de la democracia en Europa.

El centrista Emmanuel Macron será probablemente el próximo presidente francés. En su programa defiende suprimir 100.000 puestos de funcionarios, pero también quiere impulsar un plan de inversiones de 50.000 millones de euros. ¿El programa de Macron servirá para relanzar la economía francesa?

No lo creo. En el programa de Macron vemos a la vez medidas de austeridad que afectarán al poder adquisitivo y un plan de relanzamiento para compensar este aspecto recesivo. Pero cuando una mano apoya sobre el freno y la otra acelera, a lo mejor tiene un resultado nulo. Macron, como ministro de Economía, pensó en ayudar fiscalmente a las pequeñas y medianas empresas para mejorar la situación de su tesorería. Lo que no era una mala idea. Pero la aprobación de una reducción de los impuestos de 40.000 millones a todas las empresas sirvió para incrementar los beneficios de los grandes grupos, que los distribuyeron entre sus accionistas, y no permitió incrementar las inversiones en Francia. Mélenchon o Le Pen defienden, en cambio, lo contrario, que hay que incentivar fiscalmente las inversiones en el territorio francés.

¿Esto significa que las políticas de Macron favorecerán que continúe la situación actual de deflación y letargia económica?

Sin duda alguna. Su programa representa la continuidad del programa de Hollande y no habrá cambios sustanciales. Aunque se presente como un joven, Macron es un conservador y quiere conservar el marco económico e institucional actual, que sabemos que no funciona.

Ante el continuismo que representan las políticas de Macron, ¿Le Pen tiene alguna posibilidad para vencer en la segunda vuelta de las presidenciales?

Macron es favorito, pero nada es definitivo. Los sondeos conceden el 60% de los votos a Macron y el 40% a Le Pen, pero todo dependerá de cómo hagan campaña. Si Le Pen es capaz de abrir su campaña hacia otras franjas de los movimientos soberanistas que existen en Francia y si encuentra las palabras adecuadas para dirigirse a los votantes de la Francia Insumisa, puede crecer por encima del 40%.

Si sumamos los resultados la primera vuelta de las presidenciales de Le Pen (21,30%), Mélenchon (19,58%) y Dupont-Aignan (4,70%), casi la mitad de los franceses apostaron por candidatos con una visión muy crítica de la UE y la globalización. ¿Cómo valora este crecimiento del soberanismo?

El soberanismo ha ganado la batalla cultural en Francia. Quizás no ha ganado la batalla política, ya que Macron será elegido probablemente como presidente en la segunda vuelta de las presidenciales, pero las ideas soberanistas han progresado enormemente en la sociedad francesa. La mejor prueba de ello es que Macron durante su discurso de la noche electoral utilizó en dos ocasiones la palabra patriota. Es extremadamente significativo en un hombre que hace dos semanas decía que no hay una cultura francesa y que no había recurrido a este tipo de vocabulario.Más

“Emmanuel Clinton” versus “Marina Le Trump”.

descarga-69

Pepe Escobar, Periodista The Asia Times

Aumenta el número de muertos con el último terremoto geopolítico que aflige a Occidente: El Partido Socialista en Francia está muerto. La derecha tradicional está en coma. Lo que solía ser la extrema izquierda está vivita y coleando.

Sin embargo, lo que podría ser un impacto de lo nuevo no es todavía exactamente un shock terminal. Cuanto más sucesos, aparentemente, giran hacia “el cambio” más permanecen sin moverse por el momento . Una nueva normalidad del “sistema” se ha reciclado con Emmanuel Macron y con Marine Le Pen del Frente Nacional, que se disputarán la presidencia francesa el próximo 7 de mayo.

El resultado fue el esperado, sin embargo “los Le Pen”, con una campaña mediocre,
“rebautizados” con la figura femenina de “Marine”, apenas lograron pasar a la segunda ronda

Marine mantuvo a sus incondicionales pero no aumentó su base de votantes. El otro candidato del régimen, Emmanuel Macron, no es más que un producto artificial, un holograma meticulosamente diseñado para vender una ilusión.

Sólo los ingenuos pueden creer que Macron encarna el cambio cuando es el candidato de la Unión Europea, la OTAN, los mercados financieros, la maquinaría de Clinton y Obama, el establishment francés, los oligarcas de los “business” y de los seis principales grupos de comunicación franceses. Es la estupidez de la falsa izquierda de Blair.

Jean-Luc Mélenchon, el líder de la izquierda radical de la “Francia Insumisa”, logró igualar a la derecha católica François Fillon, mientras , el insípido candidato del PS, Benoit Hamon, robó a Mélenchon la posibilidad de competir en la segunda ronda.Más

“Unión Europea y su unión monetaria se ha convertido en una magnífica máquina de racionalización neoliberal”.

descarga

Carta de Wolfgang Streeck, economista y sociólogo alemán al historiador Adam Tooza

El arrebato de Adam Tooze es materia para una futura anatomía de la retórica de clase del falso cosmopolitismo que está floreciendo entre una clase media urbanita y académica que está en fase de introspección en esta época del posbrexit. (London Review of Books, 5 de enero).

Aquellos de nosotros que no cumplimos los exigentes estándares del utopismo universalista podemos consolarnos con el hecho de que cuando se trata de asuntos terrenales hasta los habitantes de la alta autoridad moral han demostrado en el pasado un saludable sentido del pragmatismo, como por ejemplo cuando se abstuvieron de hacer un llamamiento para que el Reino Unido se uniera a la Unión Monetaria Europea o durante los acuerdos de Schengen, y esto me hace sospechar que ellos también saben distinguir entre las diferentes construcciones institucionales europeístas o globalistas, y entre los diferentes intereses o necesidades nacionales que están en relación con ellos mismos.

Aunque Tooze representa algunos aspectos de mi trabajo con justicia, me resulta bastante incómodo que sostenga que mi intención era afirmar la ‘primacía de la nación’. (Otros aspectos también, pero por falta de espacio no podré aquí referirme a ellos).

Conozco este tropo por las discusiones que tienen lugar en Alemania, donde se denuncia cualquier referencia positiva a las fronteras nacionales o a la soberanía nacional como si implicara ‘volver al Estado-nación del siglo XIX’, o incluso como si fuera un llamamiento al Abschottung (aislamiento, encerrarse por el pánico). No sé si diría ‘primacía’, pero si hablamos de la política europea actual o de los próximos diez o veinte años, prefiero un sobrio empirismo (¿Británico?), puesto que todo lo demás es altamente inflamatorio.

En Europa, el Estado-nación (no suelo nunca hacer referencia a la ‘nación’, sino al Estado-nación, que es una institución, una organización política y no una hermandad de sangre étnica) está vivito y coleando como se puede ver en el Reino Unido, pero también en Escocia, que es un Estado-nación en espera. (Bastantes de mis amigos antibrexit estaban a favor de la independencia).

No puedo imaginarme una Unión Europea, se desarrolle como se desarrolle en los próximos años, en la que los históricos Estados-nación de Europa no desempeñen un papel importante, y seguramente un rol constitutivo. Europa no puede ser un sistema de gobierno unitario, por innumerables razones.Más

“El euro es una camisa de fuerza que no permite alternativas”

images-cms-image-000011334

El periodista Andy Robinson entrevista a los autores del nuevo libro The Econocracy., Joe Earle, Cahal Moran y Zach Ward-Perkins (Manchester University Press, 2017)

El Brexit -sostienen- es la consecuencia de una radical desconexión entre élites y excluidos. Por un lado, está la ciudadanía, consciente de la injusticia de la situación económica más desigual de la historia después de la gran crisis financiera y su injusta resolución. La gente intuye que algo falla pero es incapaz de comprender el rebuscado lenguaje económico de los expertos y por tanto elige el lenguaje de soberanía y nación.

En el otro rincón, tenemos una tecnocracia globalizada, formada en facultades que solo enseñan las esotéricas teorías de la escuela neoclásica, y que ocultan una ideología cuya meta principal es mantener el statu quo de extrema desigualdad: hace falta democratizar la enseñanza y el debate y educar a los ciudadanos, una suerte de campaña de alfabetización económica.

Los miembros de este innovador y atrevido movimiento estudiantil, nacido en 2012 con la creación del grupo Post-Crash Economics en la Universidad de Manchester, se ha extendido por diversas universidades británicas. Hay grupos ya en 14 de ellas, y en unas cuantas más en Europa.

Mediante la campaña de “Rethinking economics” -Repensando las ciencias económicas-, reivindican una enseñanza plural de la economía, que incorpore al currículo una amplia gama de teorías heterodoxas y ortodoxas, desde la austriaca al keynesianismo, la feminista y la ecológica. Abogan también por la democratización del debate económico mediante la creación de programas de enseñanza ciudadana.

Tanto en el Brexit como en la victoria de Trump, la gente está haciendo caso omiso a lo que aconsejan los economistas…Más

Salida del Euro … en Francia

descarga (1)Jacques Sapir*, economista francés

Con la aparición de Jean-Luc Mélenchon entre los tres primeros  lugares (en la primera vuelta de la elección presidencial francesa) la cuestión de una posible salida del euro empieza a preocupar a los mercados financieros. Crece la brecha de los diferenciales entre Francia y Alemania y aumenta  la volatilidad de los mercados, sobre todo en torno a la deuda francesa.

Ahora hay dos candidatos (M. Le Pen y M. Mélenchon) que ponderan una posible salida de la moneda única. Así que tenemos que ponernos a pensar que pasaría en los primeros días de la presidencia de alguno de estos candidatos.

Antes de resolver la salida del euro, ambos candidatos proponen un nuevo escenario político; un referéndum para la Sra. Marine Le Pen y negociaciones por medio del “Plan A” en el caso de Jean-Luc Mélenchon. Estos escenarios son políticamente equilibrados. Respetan las convenciones de la democracia formal, pero ignoran realidades económicas y, sobre todo, no dan cuenta que los tiempos económicos y financieros son muy diferentes a los tiempos de la política.

Una posible referéndum

Supongamos que la señora Marine Le Pen , gana en la primera ronda y logra una buena posición, en la segunda vuelta. Es incontestable que la especulación se desatará, aunque sólo sea para tratar de influir en el voto de los electores.

Concretamente, aumentaran en las tasas de interés y se producirá una fuga masiva de capitales. Será imposible para M. Le Pen, suponiendo que sea elegida, controlar una situación que colocará a la economía de Francia en peligro.

Se conocen las soluciones: para evitar la fuga de capitales hay que implementar controles que impidan cualquier operación especulativa, haciéndolas muy costosas, pero NO se deberá penalizar los movimientos de capital normales no especulativos (importación y exportación y  turismo).

Frente al aumento de las tasas de interés, el Banco de Francia deberá refinanciar, a una tasa preferencial, la deuda pública y una parte de la deuda privada. Estas dos posibles medidas (que obviamente no son las únicas ) requieren:Más

Vuelve la crisis del euro: los saldos de los bancos centrales nacionales con el BCE vuelven a marcar récord

Sergi Cutillas, Investigador de Ekona y miembro de la Plataforma por la Auditoría Ciudadana de la Deuda

El riesgo de fractura reaparece en la Eurozona. Este riesgo se ve reflejado en los incrementos en los saldos del sistema TARGET2 (Sistema de Transferencias Trans-europeo Automatizado para Liquidación en Tiempo Real) del Eurosistema (sistema de bancos centrales de la Eurozona incluyendo al BCE).

El TARGET2 es el sistema de pago para transacciones bancarias entre países europeos que forman parte del Eurosistema. Tiene más de 1.500 participantes directos y más de 16.000 participantes o corresponsales indirectos. Este sistema sustituye el mercado de divisas entre estos estados, y sus saldos muestran las transacciones transfronterizas que se producen entre bancos europeos. Estas transacciones generan saldos acreedores y deudores de estos bancos centrales respecto al BCE si no son saldadas entre éstos el mismo día. Tal como explica Roger Jones, Presidente del Grupo de Trabajo de TARGET, es importante entender que los saldos de TARGET2 no representan obligaciones bilaterales entre los bancos centrales del sistema euro excepto en la forma intra-día (en el mismo día). En 1999, el Consejo de Gobierno del BCE decidió que los saldos bilaterales debían compensarse diariamente por novación, lo que se consideraba que estaba en consonancia con el principio de una zona monetaria integrada. Por consiguiente, con efectos a partir del 30 de noviembre de 2000, los créditos y pasivos relacionados con TARGET (TARGET 1 en esos días) se compensan por novación al final de cada día de TARGET, reflejándose este concepto en el artículo 6 de la Directiva TARGET 2.

Hasta 2007, las posiciones de TARGET2 se mantuvieron cerca del equilibrio. A partir de 2007 (y más aún con la intensificación de la crisis de la deuda soberana en 2010) los saldos comenzaron a crecer y divergir entre países del norte y del sur, con Alemania convirtiéndose en el mayor acreedor y Grecia, España, Italia, Irlanda y Portugal, siendo los mayores deudores netos.

Actualmente el TARGET2 se sitúa de nuevo en records históricos, como ya ocurrió en 2011-12 cuando existió riesgo de fractura de la Eurozona. Según los datos del BCE de enero de 2017, el monto total de activos y pasivos del sistema supera el billón de euros. En el lado deudor destacan Italia, con 364.700 millones de euros y España con 350.200 millones de euros, mientras que en el lado acreedor el principal actor es Alemania, que posee activos por 795.600 millones de euros.Más